jueves, 14 de diciembre de 2017

La salud es siempre lo primero

La Cámara Civil y Comercial Federal ordenó a OSDE a restablecer la prestación a un afiliado que fue dado de baja por no haber informado una supuesta patología preexistente.

Resultado de imagen para medico y paciente sin carasEn los autos "V, M. c/ OSDE s/ INCIDENTE DE MEDIDA CAUTELAR”, la justicia ordenó a OSDE a restablecer la prestación a un afiliado que supuestamente omitió informar sobre una patología preexistente.

Los miembros del Tribunal confirmaron la sentencia de grado que ordenó restablecer la asistencia médica al demandante, en el Plan 310 oportunamente contratado, y recordaron que la ley 26.682 sostiene que "las enfermedades preexistentes solamente pueden establecerse a partir de la declaración jurada del usuario y no pueden ser criterio del rechazo de admisión".

Asimismo, dicha regulación expresa de manera clara que "las prestaciones no serán limitadas en ningún caso por enfermedades preexistentes ni por períodos de carencia ni pueden dar lugar a cuotas diferenciadas”, explicaron los jueces.

Los magistrados sostuvieron que en este caso, más allá de la ley invocada, se debe dar supremacía al derecho a la salud garantizado por la Carta Magna por el daño inminente a su salud que le ocasionaría la falta de estudios, análisis y tratamientos relacionados con su dolencia, que fueron indicados con carácter de urgente por los médicos tratantes.

Por todo lo expuesto, para los camaristas resulta suficiente para tener por acreditado el peligro en la demora, la incertidumbre y la preocupación que ellas generan y resolvieron ordenar a OSDE a reponer la prestación médica urgente al demandante.

Fuente: Diario Judicial - Fallo completo disponible en el portal web de la citada fuente

Conforme las normas vigentes se hace saber que las sentencias que se replican en este blog son de carácter público y sólo el órgano jurisdiccional del que emana la decisión impondrá limitaciones a su publicación por razones de decoro o en resguardo de la intimidad de la parte o de terceros que lo hayan solicitado de manera expresa.

miércoles, 13 de diciembre de 2017

Informe de la ANMAT destaca que la vacuna contra el HPV tiene “un alto perfil de seguridad”

La agencia reguladora remarcó que la vacuna contra el virus del papiloma humano “es eficaz y segura”, y destacó el perfil de seguridad que presenta. Además, se destacó el impacto positivo que tuvo en la aparición de infecciones relacionadas con este virus.

.Desde enero de este año, varones y mujeres de 11 años pueden vacunarse de forma gratuita contra el virus del papiloma humano (HPV, según sus siglas en inglés), gracias a la incorporación a Calendario Nacional de Vacunación. Desde el 2011 se aplica las dosis correspondientes a las niñas, pero por decisión de la Dirección Nacional de Control de Enfermedades Inmunoprevenibles, se amplió la recomendación a ambos sexos. La vacuna generó desde un primer momento dudas en los padres, ya que circulan por redes sociales y sitios de Internet informes sobre sus supuestos efectos adversos. Pero desde un primero momentos las autoridades defendieron su uso. Esta semana, la agencia reguladora nacional emitió un informe ultrarrápido de evaluación de tecnología sanitaria, donde destacó “la eficiencia y seguridad” de la vacuna. Según los resultados, se recomienda su uso ante el “alto perfil de seguridad” que presentan.

El trabajo de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) busca desterrar las dudas sobre la vacuna contra el HPV, una de las más cuestionadas en el mundo. El estudio concluyó que las vacunas “tienen un alto perfil de seguridad, con un balance riesgo/beneficio muy positivo a favor del beneficio”. “La vacuna contra el HPV es un instrumento de prevención primaria, pero no elimina la necesidad de realizar controles para la detección de cambios precancerosos en las células del cuello uterino”, agregó el informe final. La ANMAT destacó que la utilización de esta vacuna cuenta con el respaldo de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Ministerio de Salud Pública de la Nación Argentina, la propia ANMAT y sociedades científicas nacionales e internacionales, “con elevada evidencia científica de ser muy segura y eficaz”.

Respecto al impacto observado en su uso, el informe de la agencia reguladora indica que en primer lugar “se observa que las infecciones del tracto genital y en las verrugas genitales tienen periodos más cortos de incubación para manifestarse, mientras que los efectos sobre lesiones cervicales tardan más tiempo en desarrollarse”. “Los estudios han informado de una elevada eficacia en la prevención de la infección a los 6 y a los 12 meses de recibida la primera dosis de la vacuna, con cifras que oscilaron entre el 67 al 100 por ciento”, destacó la ANMAT. La eficacia en la prevención de la neoplasia cervical intraepitelial (CIN1+ y CIN2+) “fue elevada, con cifras que fluctuaron entre el 78,2 y el 100 por ciento”.

“El impacto de la eficacia se ve reflejado en la disminución de la prevalencia (índice de individuos que padecen cierta enfermedad dentro del total de un determinado grupo de personas) de estas lesiones, siendo mayor en los países cuanto mayor sea la aceptación y adherencia a la vacuna. El mayor impacto de la aplicación de la vacuna se observó cuando la misma fue administrada antes de la exposición al virus del papiloma humano”, remarcó el informe final. “Las vacunas han sido recibidas por millones de personas. Hasta diciembre de 2015 se administraron más de 205 millones de dosis de la vacuna cuadrivalente y hasta ahora no se han registrados efectos secundarios graves causados por las mismas. El evento adverso más común es una pequeña dolencia en el sitio de la inyección, similar al que se experimenta con otras vacunas”, concluyó la ANMAT.

El HPV es una familia de virus que puede afectar a personas de todas las edades y de todos los géneros. Existen alrededor de 100 tipos de virus, de los cuales 40 afectan a la zona genital y/o anal. Por este motivo el VPH se encuentra catalogado dentro del amplio grupo de enfermedades de transmisión sexual o ETS. El VPH es muy común y se transmite fácilmente por contacto sexual. Se estima que 4 de cada 5 personas van a contraer uno o varios de los tipos de VPH en algún momento de sus vidas. Los VPH se dividen en 2 grandes grupos. Por un lado, los de "bajo riesgo oncogénico", que generalmente producen lesiones benignas como las verrugas y otras lesiones sin consecuencias graves. Por otro lado están los más temibles: los "de alto riesgo oncogénico" que pueden evolucionar a lesiones precancerosas y a cáncer. En este caso, el cáncer más frecuente es el de cuello de útero que, en Argentina, causa la muerte de 1.800 mujeres cada año. Otros tipos de cáncer causados por VPH pueden ser los de ano, pene, vagina, vulva y orofaríngeos (de boca y garganta).

Las dudas sobre los efectos de la vacuna comenzaron a circular en todo el mundo, a través de grupos “anti vacunas”, que difunden supuestos males causados por su uso. Además, muchos padres apuntan a la corta edad de los menores, cuando se trata de un mal trasmitido sexualmente. Hay varios casos circulando, pero ninguno documentado científicamente. El más extraño es el de Colombia, donde se atribuye a la vacuna el desmayo de más de 200 estudiantes. Ocurrió en 2014 en el Colegio Espíritu Santo de El Carmen de Bolívar, donde las niñas de 11 a 15 años se desplomaron involuntariamente. La misma situación se repitió en varios establecimientos. Lo único en común de las afectadas era que recibieron la vacuna. Pero el Ministerio de Salud de ese país no encontró pruebas de una relación entre el fármaco y los desmayos. El caso sigue generando hipótesis, pero los especialistas enfatizan que no puede vincularse a la vacunación.


Fuente: Mirada Profesional 

martes, 12 de diciembre de 2017

Crece el peso del sector de la salud

Su participación en el PBI subió medio punto.

Resultado de imagen para sector saludEn los últimos 12 años (desde 2004 hasta 2016) la participación del sector salud en el PBI argentino creció medio punto, básicamente empujado por el sector privado. Después del pico, en 2009, en que el sector público fue responsable del 66% del gasto en prestaciones, hay una tendencia a que el reparto sea más equitativo; los privados explican hoy alrededor del 45%.

Los datos se desprenden de un informe del Instituto de Investigaciones Económicas de la Bolsa de Comercio de Córdoba que -con la metodología de la Organización Mundial de la Salud (OMS)- midió el gasto público y el privado; en conjunto alcanzaron el 10,3% del PBI. De ese global, el 4,3% corresponde a obras sociales (nacionales, provinciales, PAMI y de otro tipo); 3% se explica por hospitales y dispensarios públicos y el resto (otro 3%) es el que realizan los argentinos de su bolsillo, por encima de los aportes a las obras sociales.

La división de los recursos destinados a salud fue sinuosa: mientras que entre 1995 y 2004 era equitativo entre el Estado (51%) y los privados (49%), desde ese año el sector público gana terreno y alcanza el 66% de las erogaciones en 2009, cuando otra vez empieza a crecer la participación de los privados.

El año pasado el PBI por habitante de la Argentina fue de US$ 19.900 a paridad de poder adquisitivo; las actividades ligadas a servicios de salud privados generan US$ 465 del total; desde 2004 hasta el cierre del año pasado su Producto a paridad de poder adquisitivo creció 102%. Las del sector público producen US$ 183, con un alza del 80% en el mismo período. 

El reporte enfatiza el impacto de las prestaciones en otras actividades económicas. Por cada 10 puestos de trabajo generados directamente en el sector público se crean dos indirectos; en el caso de los privados son cuatro. El multiplicador de empleo de la salud es superior, por ejemplo, al de la enseñanza tanto pública como privada, donde una decena de empleos en el área estatal no tiene correlato indirecto y, en el privado, se crean tres.

En lo que respecta a la inversión, cada $ 1000 puestos en el sector por el Estado aumenta $ 413 la facturación en el resto; el mismo monto de los privados implica un incremento de $ 633. En Córdoba, por ejemplo, el impacto de esta ecuación es similar al de la construcción, un motor de crecimiento para el distrito.

Para el Instituto de Investigaciones Económicas de la Bolsa es necesario que para definir las regulaciones y la política fiscal para el sector se aplique una mirada de "entramado" y no sectorial.

Este año los costos de la medicina cerrarán con una suba de un 32% interanual, según la consultora Idesa, que aclara que, si bien hay factores domésticos, esta tendencia está lejos de ser local y pasajera. Se trata de un fenómeno internacional y, aparentemente, estructural. La explicación está en el alza de la expectativa de vida y los constantes avances de los medicamentos y las tecnologías médicas. El proceso en cierta forma se retroalimenta.

Fuente: La Nación

lunes, 11 de diciembre de 2017

Vía libre para el cannabis medicinal

La Cámara en lo CAyT porteña hizo lugar parcialmente al amparo de un portador de HIV y ordenó al GCBA que se prescriba un tratamiento basado en derivados de la planta de cannabis, en la forma y dosis que los médicos estimen apropiadas. El Tribunal destacó que "no existen obstáculos legales" tras la sanción de la Ley 27.350.

Vía libre para el cannabis medicinalLa Cámara de Apelaciones Contencioso, Administrativo y Tributario de la Ciudad hizo lugar parcialmente al amparo interpuesto por un portador de HIV y ordenó al Gobierno porteño que -a través de los profesionales del sistema de salud pública-, siempre que consideren adecuado el tratamiento, prescriban un tratamiento basado en derivados de la planta de "cannabis", en la forma y dosis que estimen apropiadas.

La causa se inició por el amparo de un paciente contra el Gobierno de la Ciudad, para que se revoque el acto de un hospital público que le denegó la prescripción de cannabis y se ordene la “prescripción y suministro” en las dosis necesarias y médicamente recomendadas. En caso de que la entrega solicitada fuera imposible, solicitó la autorización para el autocultivo de la planta.

El hombre, de 51 años, padece HIV y además sufre de enfermedades refractarias, como hepatitis C y polineuropatía periférica en evolución, que, según consta en la causa, le producen un “dolor físico intenso y permanente y, en la esfera emotiva, aislamiento, angustia, depresión y desasosiego”.

La Cámara en lo CAyT señaló que durante el trámite de la causa hubo modificaciones relevantes en el marco jurídico aplicable, ya que recientemente fue sancionada y reglamentada la Ley 27350, que autoriza el uso terapéutico y paliativo del cannabis.

Ante la situación, el hombre decidió por sí comenzar a consumir cannabis sativa con fines terapéuticos, lo que redujo sustancial el dolor y mejoró su calidad de vida. En función de tales avances, solicitó a su médica tratante que le prescribiera cannabis para el tratamiento de la neuropatía, pero la profesional rechazó el pedido por “no tratarse de una medicación legal”.

La jueza de grado rechazó in limine la acción de amparo, ya que consideró que “no se advertía la arbitrariedad o ilegalidad manifiesta de la actividad estatal que motivó la demanda” en los autos “C.A.R. contra GCBA sobre Amparo (ART. 14 CCABA)”.

En este escenario, la Cámara en lo CAyT señaló que durante el trámite de la causa hubo modificaciones relevantes en el marco jurídico aplicable, ya que recientemente fue sancionada y reglamentada la Ley 27350, que autoriza el uso terapéutico y paliativo del cannabis.

El proyecto fue aprobado en el Congreso en marzo último y permite el acceso gratuito a los derivados de la marihuana para tratamientos, pero no contempla el autocultivo.

De este modo, los jueces destacaron ya no existen los obstáculos legales invocados por la médica tratante para prescribir la administración de la sustancia, pero advirtieron que “no es posible emitir un juicio técnico acerca del tratamiento más adecuado para el cuadro del demandante”.

Fuente: Diario Judicial - Fallo completo

Conforme las normas vigentes se hace saber que las sentencias que se replican en este blog son de carácter público y sólo el órgano jurisdiccional del que emana la decisión impondrá limitaciones a su publicación por razones de decoro o en resguardo de la intimidad de la parte o de terceros que lo hayan solicitado de manera expresa.