jueves, 5 de septiembre de 2013

Judicialización de la salud: proponen una serie de pasos previos para la aprobación de los amparos sobre medicamentos experimentales

Desde las obras sociales quieren que haya un tiempo para evaluar la respuesta del fármaco en cuestión, para evitar gastos excesivos que no generen avances en materia de salud real. Además, piden que los tratamientos sean prescriptos por un especialista y se propone un comité de expertos para evaluar cada pedido de cobertura vía judicial. La medida se da ante el auge de los reclamos judiciales por coberturas de alto costo que no siempre son beneficiosos para los pacientes.

El aumento de los amparos judiciales que obligan a obras sociales y prepagas a cubrir medicamentos y tratamientos experimentales sigue generando preocupación en especialistas, que alertan que esta tendencia termina “judicializando” la atención de la salud, dejando los intereses del paciente en un segundo lugar. El mecanismo que hace que un paciente se presente a la justicia para acceder a un fármaco de alto costo o una terapia experimental se incrementó con el tiempo, y para muchos esto pone en jaque la sustentabilidad del sistema sanitario. Ante esto, desde las obras sociales proponen una serie de pasos previos a que un amparo obtenga el visto bueno. Entre las medidas, se pide que el medicamento sea prescripto por un especialista reconocido, y que haya un tiempo de evaluación para que el juez determine la cobertura.

La propuesta surgió de un texto publicado en la edición de ayer por el diario porteño El Cronista Comercial, escrito por Carlos Felice, presidente de la Obra Social del Personal de la Actividad del Turf (OSPAT). Felice pide una serie de medidas previas a que un juez apruebe un fármaco experimental, una terapia o cualquier deba decidir sobe cuestiones de salud.

En materia de medicamento, Felice pide que “se limite el plazo de la indicación del tratamiento” cuando se trate de una medicamento experimental, importado o de indicación infrecuente, de manera que el juez “pueda evaluarse la evolución del paciente para continuar la provisión”. Para esto, se pide que “la prescripción de dichos medicamentos emane de un especialista en la patología de la que se trate, por ejemplo, por un neurólogo pediatra y no por un pediatra”. Además, para analizar la evolución del paciente, un perito médico de oficio, comité de expertos o Defensor en Salud “realice seguimiento de casos particulares y evalúe conveniencia de la continuidad del tratamiento o medicamento indicado”.

En uno de los últimos encuentros del Consejo de Obras y Servicios Sociales de la República Argentina (COSSPRA), que reúne a las entidades públicas de asistencia de todo el país, funcionarios y especialistas se quejaron de la “judicialización de la salud”, por la cual a través de recursos de amparos se obliga a cubrir medicamentos y tratamientos experimentales de alto costo y que no aseguran la efectividad ni la seguridad del paciente. La advertencia es parte de una preocupación de un sector de la salud, que ve como jueces autorizan la compra de fármacos que no siempre son seguros ni garantizan ser efectivos, y que crean falsas expectativas en los pacientes.

Los especialistas dicen que este proceso es complejo, ya que no garantiza la efectividad ni la cura del paciente, y eleva considerablemente los costos para las entidades médicas. En algunos casos, estos fármacos tienen un costo mensual de 50 mil pesos, y deben aplicarse por seis u ocho meses. Si bien se admite que su resultado “es potencialmente un poco mejor que una combinación de fármacos existentes en la Argentina”, el costo del tratamiento local es del 10 por ciento, una ecuación que termina lesionado al sistema de atención.

En la propuesta de Felice, además de controlar los medicamentos experimentales se hace referencia a otro tipo de amparos. Ante esta situación, propone el presidente de OSPAT, “los jueces llamen a audiencia a las partes, previo dictado de la medida, con presencia de un perito médico de oficio”. Para esto, se creará “un Tribunal Arbitral conformado por profesionales de la salud altamente calificados, a un Comité de Expertos que asesore en casos complejos”. Para los supuestos en que se reclama fertilización asistida, cirugía bariátrica o reasignación de sexo, insiste Felice, “requerir asesoramiento psicológico y que el profesional informe al magistrado conveniencia y consecuencias psicológicas”.

“La judicialización de la salud ha pasado a ser tema de agenda prioritaria. Por ello, es necesario convocar a los actores del Sistema de Salud a un debate amplio, que permita sugerir soluciones e iniciativas para que los magistrados cuenten con herramientas positivas, a los fines de la morigeración de los perjuicios que pueden causarse a raíz de una precoz admisión del recurso de amparo/medida cautelar que, si bien reconoce un derecho individual, puede llevar a desfinanciar el sistema de salud, afectando así el derecho de la colectividad”, concluyó el dirigente de la obra social.

Los datos de los amparos son concretos, y la mayoría de los casos tienen que ver con medicamentos. Según datos oficiales, en el período abril 2010-2011, hubo un total de 469 amparos, un 37 por ciento por medicamentos. Además, se pidieron amparos por fertilización (16 por ciento), prótesis (8), cirugía (9), escuelas especiales (9), internación domiciliaria (5), terapias (5), acompañamiento terapéutico (4), transporte (4)y centro de día (3).

Fuente: Mirada Profesional Farmacéutica

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Los comentarios con contenido inapropiado no serán publicados. Si lo que Usted quiere es realizar una consulta, le pedimos por favor lo haga a través del link de Contacto que aparece en este blog. Muchas gracias