jueves, 30 de marzo de 2017

Claves para entender la nueva ley del cannabis medicinal

Un punteo sobre los aspectos salientes de la norma sancionada en el Congreso.

El aceite de cannabis puede consumirse en gotas. También puede ser diluido en otro líquido o mezclado en alguna masa. Generalmente se usa para aplacar dolencias o tratar convulsiones. También hay quienes lo usan para enfrentar mejor un cáncer o el VIH. Pero también, en algunos casos, es recomendado combatir cuadros de esclerosis múltiple, artritis, glaucoma, dolor crónico, la enfermedad de Alzheimer, mal de Parkinson, depresión, entre otros.

Algunas claves para entender qué permitirá esta nueva ley: 
  • Crear el Programa Nacional para el Estudio y la Investigación del Uso Medicinal de la Planta de Cannabis, sus derivados y tratamientos no convencionales, que dependerá del Ministerio de Salud.
  • Entre los objetivos del Programa está garantizar el acceso gratuito al aceite de cáñamo y demás derivados del cannabis, desarrollar evidencia científica sobre diversas alternativas terapéuticas que no abordan los tratamientos médicos convencionales, conocer los efectos secundarios, capacitar continuamente a los profesionales de la salud con respecto a este tema.
  • El Ministerio de Salud, como autoridad de aplicación, podrá autorizar el cultivo de cannabis por parte del Conicet y el INTA, para que hagan investigaciones médicas y científicas, y también elaborar la sustancia para el tratamiento que suministrará el programa. Por el momento, la droga será importada desde los Estados Unidos.
  • La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) permitirá la importación de aceite de cannabis y sus derivados cuando sea requerida por pacientes que presenten las patologías contempladas en el programa y cuenten con la indicación médica pertinente. Para ellos la provisión será gratuita.
  • Crear un registro nacional para pacientes y familiares. Sus datos serán confidenciales.
  • Crear también un Consejo Consultivo (estará integrado por instituciones, asociaciones, organizaciones no gubernamentales y profesionales del sector público y privado) para que articulen acciones.
  • Los laboratorios de Producción Pública de Medicamentos podrán producir cannabis en todas sus variedades para su uso medicinal, terapéutico y de investigación.
Fuente: Clarín

miércoles, 29 de marzo de 2017

Invitación: "Encuentro Argentino del Día Mundial de la Salud" Depresión. Hablemos (OMS 2017)


AGENDA DEL EVENTO

Moderador del Evento: Lic. Giancarlo Quadrizzi Laccese, presidente de SASIA Sociedad Argentina de Salud Integral del Adolescentes.

17.00 a 18.00 Inscripción- Café de Bienvenida.

18.00 a 18.30 I. PANEL DE APERTURA: Referentes Invitados: Ministro de Salud de la Nación: Dr. Lemus-Representante de la OMS y OPS para Argentina: Dra Maureen Birmingham- Vice Ministro de
Salud: Dr. Andrés Scarsi- Ministro Alejandro Verdier, Jefe de Gabinete de la Subsecretaria de Relaciones Exteriores de la Cancillería Argentina y la Presidenta del Foro del Sector Social-
Federación Argentina de Asociaciones Civiles y Fundaciones: Dra Mercedes Jones

Entrega de diplomas
Se entregarán diplomas de Reconocimiento a Organizaciones de la Sociedad Civil.
El diputado Eduardo Antonio Santamarina hará entrega de una Congratulación -del Consejo Deliberante- por los veinte años del Foro del Sector Social.

18:30 a 19:00 II. PANEL DE INTERCAMBIO: Modalidad Zapping de Ideas. Facilitación de los intercambios a cargo de Lic. Fernando Lorenzo y Dra. Mariela Alderete.

Entrevistados:

- Estado de la situación Nacional y Regional Dr. Sebastián Laspiur. OMS-OPS. Consultor Nacional en Enfermedades No Transmisibles y Salud Mental.

- ¿Qué es la depresión? Su relación con los ciclos vitales. Dra. Karin Kopitowski. Jefa Del Servicio de Medicina Familiar Hospital Italiano de la cuidad de BS AS.

- ¿Qué es lo que estamos haciendo? ¿Qué tendríamos que hacer? 
Dr.André Blake - Director Nacional de Salud Mental y Adicciones, Ministerio Nacional de Salud de la Nación Argentina.
Dra. Raquel Ferrazano de Solvey - Directora del Centro de Terapias de Avanzada.
Dr. Julián Bustin - jefe de la Clínica de Gerontopsiquiatría y Memoria de INECO. Director del Centro Coordinador de Planes para Cerebro Saludable, Enfermedad de Alzheimer y otras demencias de PAMI.

19.00 a 19.30 III. PANEL DE DIÁLOGO CON PROPUESTAS: Coordinación del Intercambio- -Dra. Marisa Aizenberg- Directora Observatorio de Salud de la UBA

¿Qué es lo que se estamos haciendo? ¿Qué tendríamos que hacer?
Formulación de Propuestas (Personas e Instituciones Invitadas)
Defensoría del Pueblo de la Tercera Edad: Lic. Eugenio Semino.
Presidenta de la Fundación Campos del Psicoanálisis: Lic. Adriana Abeles.
Representante de Unicef en Argentina: Lic Florence Bauer.
Federación Argentina de Enfermería: Lic. Elena Perich.
Fundación Convivir: Lic. Mercedes Aranguren.

19.30 horas IV. PALABRAS DE CIERRE: Lic Fernando Lorenzo- Dra.Mariela Alderete y Dra Mercedes Jones en representación de las entidades organizadoras.

martes, 28 de marzo de 2017

Salud y su relación con los trabajadores

SD 69289 – Expte. CNT 44020/2012 – “B. D. C. c/ Casino Buenos Aires S.A. – CIE S.A. – UTE s/ cobro de salarios” – CNTRAB – SALA VI – 20/12/2016

Resumen del fallo:

Resultado de imagen para prepagaDESPIDO INDIRECTO. FALTA DE PAGO DE SALARIOS durante período de ENFERMEDAD DEL TRABAJADOR. DISCREPANCIAS DE DIAGNÓSTICOS MÉDICOS, referidos a la capacidad laboral del subordinado. EL EMPLEADOR DEBIÓ ARBITRAR UNA PRUDENTE SOLUCIÓN PARA DETERMINAR LA REAL SITUACIÓN DEL DEPENDIENTE, por encontrarse en mejores condiciones fácticas. Deber de diligencia consagrado en Art. 79 de la LCT. Facultad de control prevista en Art. 210 de la LCT. La demandada no ha obrado conforme la directiva que consagra el Art. 62 de la LCT

“En efecto, frente a las discrepancias entre los criterios médicos referidos a la capacidad o incapacidad presentada por el trabajador y la ausencia de organismos oficiales donde se pueda dirimir la cuestión, es el empleador quien debe arbitrar -por encontrarse en mejores condiciones fácticas- una prudente solución para determinar la real situación del dependiente (por ej., designar una junta médica con participación de profesionales por ambas partes, requerir la opinión de profesionales de algún organismo público, etc.). Tal obligación resulta de su deber de diligencia consagrado en el art. 79 de la L.C.T. y de la facultad de control prevista por el art. 210 del mismo cuerpo legal. En tales condiciones, estimo que la demandada no ha obrado conforme la directiva que consagra el art. 62 de la L.C.T., que establece una regla genérica que determina el modo de obrar de buena fe que deben adoptar las partes del contrato de trabajo para superar aquellas cuestiones que no estén previstas en forma específica. Aplicando esta regla genérica de conducta al caso y frente a lo normado por los arts. 208/210 de la L.C.T., no habiendo ordenado un nuevo control médico a través de un organismo imparcial (junta médica oficial o a través de una decisión administrativa o judicial); como ya señalara.”

Fallo completo: 

SD 69289 – Expte. CNT 44020/2012 – “B. D. C. c/ Casino Buenos Aires S.A. – CIE S.A. – UTE s/ cobro de salarios” – CNTRAB – SALA VI – 20/12/2016 

Buenos Aires, 20 de diciembre de 2016.-

En la Ciudad de Buenos Aires reunidos los integrantes de la Sala VI a fin de considerar los recursos deducidos en autos y para dictar sentencia en estas actuaciones, practicando el sorteo pertinente, proceden a expedirse en el orden de votación y de acuerdo con los fundamentos que se exponen a continuación.-

LA DOCTORA GRACIELA L. CRAIG DIJO:

Contra la sentencia de primera instancia que hizo lugar parcialmente a la demanda se agravian ambas partes –actora y demandada- según los escritos de fs.424/427 y fs.428/434, cuyas réplicas lucen a fs.436/438 y fs.439/444.- El Sr. Juez “a quo” hizo lugar a la demanda en lo principal al considerar justificada la decisión del actor se considerarse despedido ante la falta de pago de sus salarios en el periodo que se encontraba enfermo.- Sostuvo el sentenciante que desde fines de febrero de 2012 hasta mediados de enero de 2013 no se le abonaron sus salarios, en tanto en dicho periodo el actor manifestó que no estaba en condiciones de trabajar conforme al informe de su médica de cabecera; mientras que la parte demandada lo intimaba a que se presente a trabajar en función de que tres médicos que lo revisaron oportunamente (conforme lo dispuesto en el art.210, L.C.T.), coincidieron en que B. estaba en condiciones de trabajar.- Por razones de método trataré el agravio de la parte demandada, quien cuestiona la decisión del sentenciante de entender que la decisión del actor de considerarse despedido se ajustó a derecho, en tanto a su entender este estaba en condiciones de trabajar y no concurría al trabajo.- Estimo que el planteo no tendrá favorable recepción. No se discute que a partir del mes de febrero de 2012 B. dejó de concurrir al trabajo por encontrarse enfermo.- Al respecto acompañó los certificados médicos correspondientes en los cuales la Dra. S estableció que B. presentaba signos de ansiedad y labilidad emocional, refiriendo irritabilidad e insomnio, evidenciando una situación de gran angustia en el ámbito laboral, es decir que estaba cursando un trastorno de ansiedad muy importante, por lo que consideró que no estaba en condiciones de trabajar (cfr. fs.26/30).- A su vez, y tal como lo dispone el art.210, L.C.T. el demandado ejerció el control a través de tres médicos psiquiatras, quienes establecieron que B. estaba en condiciones de trabajar (cfr. informes médicos de Dr. S, Dr. C y Dr. B, que obran en sobre reservado).- Lo cierto es que el intercambio telegráfico entre las partes se inició en el mes de febrero 2012 y se extendió hasta el 14 de enero de 2013, fecha en que el actor se consideró despedido por “el actuar malicioso de la demandada en falta con los arts.62 y 63 de la LCT, y por la falta de pago de los salarios del periodo marzo – diciembre 2012”(fs.243).- En este contexto, y sin perjuicio del extenso intercambio telegráfico, el que duró casi un año, y la falta de concordancia entre los informes médicos del actor y de la demandada se entiende que esta última a fin de evitar la prolongación del mismo, debió haber requerido una Junta Médica que en definitiva hubiera permitido dilucidar la situación.- Sentado ello, en función de la discrepancia planteada con el criterio que sustentaba el accionante -apoyado en la opinión de su médica particular- no pudo decidirse a favor del criterio del médico patronal sin antes acudir a una junta médica oficial o a la búsqueda de una decisión administrativa o judicial que dirima el conflicto.- Vale decir que, frente a la comunicación de continuación de la enfermedad que había hecho el accionante y en caso que existiera discrepancia sobre la capacidad del B. para reintegrarse a su puesto de labor (o, en el caso, para obtener su alta), la empleadora tuvo a su alcance y debió agotar otras medidas tendientes a mantener la continuidad del vínculo (arts.- 10, 62 y 63 L.C.T.), actuando de modo tal que dejara en claro que su conducta no estaba dirigida a eludir el cumplimiento de sus obligaciones (en el caso, el pago de los salarios por enfermedad hasta la obtención del alta.).- En efecto, frente a las discrepancias entre los criterios médicos referidos a la capacidad o incapacidad presentada por el trabajador y la ausencia de organismos oficiales donde se pueda dirimir la cuestión, es el empleador quien debe arbitrar -por encontrarse en mejores condiciones fácticas- una prudente solución para determinar la real situación del dependiente (por ej., designar una junta médica con participación de profesionales por ambas partes, requerir la opinión de profesionales de algún organismo público, etc.). Tal obligación resulta de su deber de diligencia consagrado en el art.79 de la L.C.T. y de la facultad de control prevista por el art.210 del mismo cuerpo legal.- En tales condiciones, estimo que la demandada no ha obrado conforme la directiva que consagra el art.62 de la L.C.T.- que establece una regla genérica que determina el modo de obrar de buena fe que deben adoptar las partes del contrato de trabajo para superar aquellas cuestiones que no estén previstas en forma específica. Aplicando esta regla genérica de conducta al caso y frente a lo normado por los arts.208/210 de la L.C.T., no habiendo ordenado un nuevo control médico a través de un organismo imparcial (junta médica oficial o a través de una decisión administrativa o judicial); como ya señalara.- En base a lo expuesto, propicio confirmar el pronunciamiento de grado.- La misma suerte correrá el reclamo efectuado en relación con la procedencia del rubro SAC 2012, ya que, tal como lo sostiene el Sr. Juez “a quo”, en el caso no se adjuntó la constancias del pago de dicho rubro, no encontrándose prueba del depósito que hace referencia el demandado en su apelación. Por ello, propongo confirmar en este aspecto el pronunciamiento de grado.-
Se agravia asimismo la parte demandada respecto a la remuneración que se tuvo en cuenta para el cálculo de salarios caídos, en tanto se ha incluido en la misma el Fondo Común de Propinas.- Estimo que el planteo no tendrá favorable recepción, en tanto el recurrente no impugna debidamente los argumentos expuestos en el pronunciamiento de grado.- En efecto, el argumento fundado en que la parte actora no solicitó en la demanda la inclusión del FCP en el cálculo de la remuneración para el cómputo de los salarios caídos, fue expresamente contemplado por el Sr. Juez “a quo”, sin perjuicio del cual, y conforme al análisis integral de la cuestión planteada, se consideró procedente dicho rubro.- Incluso y en lo que se refiere puntualmente al rubro en cuestión, sostiene el sentenciante que lo dispuesto en el art.208, LCT configura una disposición de orden público laboral que no puede ser desplazada “in pejus” por un CCT de empresa –en el caso el 208/06-, sobre todo tratándose de una disposición menos favorable al trabajador (art.7, Ley 14.250).- En este contexto, a mi modo de ver, la crítica del reclamante no reúne el requisito de admisibilidad formal que establece el art.116 de la L.O. por cuanto advierto que pese a discrepar con el análisis efectuado en grado no señala qué extremos probatorios avalan su contrario punto de vista, lo cual transforman a su crítica en una mera discrepancia dogmática que no cabe más que desestimar (cfr. art.116 de la L.O).- En efecto, el recurrente se limita a disentir con lo decidido en primera instancia, pero lo cierto es que no aportó elementos objetivos y concretos que justifiquen apartarse de lo allí resuelto.- Al respecto, cabe puntualizar que la expresión de agravios debe constituir una exposición jurídica que contenga un análisis serio, razonado, y crítico de la sentencia recurrida, que exprese argumentos en los que se sustenta la solución adoptada en el decisorio de grado, e invoque aquella prueba cuya valoración considere desacertada o ponga de manifiesto una incorrecta interpretación del derecho aplicable a la controversia.- Sin embargo, repito, tales extremos no se advierten satisfechos con las dogmáticas alegaciones contenidas en el escrito que se analiza, lo cual me lleva a proponer se confirme el pronunciamiento de grado en relación con este tema.- La parte actora se agravia porque el Sr. Juez “a quo” no incluyó en los rubros indemnizatorios los rubros preaviso, el SAC correspondiente y la integración del mes de despido.- En este aspecto entiendo que el reclamo resulta procedente en tanto no encuentro en el caso elementos que justifiquen excluir dichos rubros, ya que estamos en presencia de un despido indirecto, que resultó justificado, por lo que corresponde hacer lugar a los rubros indemnizatorios reclamados.- Se agravia asimismo la parte actora porque en el pronunciamiento de grado no se hizo lugar a las multas previstas en los arts.9 y 15 de la Ley de Empleo. Sostiene el recurrente que en el caso ha quedado probado que ingresó a trabajar en marzo de 2004 y no en junio de dicho año conforme los registros de la demandada.- Estimo que el planteo no tendrá favorable recepción, en tanto del análisis de las constancias de la causa, no ha quedado debidamente acreditada la fecha de ingreso denunciada en la demanda, esto es marzo de 2004.- En efecto, el único testigo que hizo referencia a la fecha de ingreso del actor es el testigo Rossi, quien declaró a fs.327 que ingresó a trabajar para la demandada en diciembre de 2004, por lo que, en definitiva, sus dichos en relación con la fecha de ingreso no resultan fundados; incluso el dicente manifestó que B. trabajó aproximadamente desde mayo de 2004, coincidiendo –en definitiva- más con la fecha de ingreso registrada que con aquella que pretende el accionante.- En conclusión, entiendo que los dichos de Rossi no resultan convincentes para acreditar la fecha de ingreso denunciada, máxime si tenemos en cuenta que tiene juicio pendiente con el demandado y que sus dichos no fueron corroborados por otros medios de prueba.-
Por lo hasta aquí expuesto, propongo confirmar lo decidido en primera instancia.- Estimo asimismo improcedente el reclamo de la parte actora destinado a pagar una indemnización por daño moral, como se reclama en la demanda, toda vez que el rubro del art.245 L.C.T.- constituye, en principio, la reparación de todos los perjuicios que pudo al actor haberle causado la extinción del vínculo; y en el caso de autos, no se imputaron al actor conductas delictivas, sino meras omisiones a sus deberes como trabajador, no se presentan los presupuestos fácticos que podrían llevar a otorgar una reparación adicional, con fundamento en el derecho civil.- De igual manera cabe resolver en lo que atañe a la sanción por temeridad y malicia es dable señalar que en este caso no observo un uso desaprensivo de la jurisdicción – litigar con la conciencia de la sin razón- o la articulación de defensas claramente obstruccionistas con el fin de controvertir o dilatar una situación clara de derecho. El demandado negó la fecha de ingreso denunciada en la demanda, cuestión de hecho que debía elucidar el Juez conforme a las pruebas producidas en la causa, y más allá del resultado obtenido, observo que el recurrente hizo ejercicio regular de un legítimo derecho como es el de defensa y debido proceso (arts.18 y 19 de la Constitución Nacional).- Por la forma en que se resuelve, el actor resultará acreedor a los siguientes rubros y montos: 1- indemnización por antigüedad, $ 68.696,73; 2-preaviso /SAC, $ 9.750; 3- integración mes despido y mes de enero de 2013, $ 9.000; 4-SAc prop. año 2013, $ 293; 5-SAC adeudado no prescripto año 2012, $ 7.633; 6-salarios caídos, art.208, L.C.T., $ 91.956; 7-art.2 Ley 25.323, $ 43.723,36, lo que asciende a un total de $ 231.052,09, que llevará los intereses dispuestos en el pronunciamiento de grado.- En atención a la extensión e importancia del trabajo realizado, valor económico del litigio y pautas arancelarias de aplicación estimo que los honorarios regulados a los profesionales intervinientes se ajustan a derecho por lo que propongo que sean confirmados (cfr. art.38, L.O. y normas reglamentarias).-
Por lo hasta aquí expuesto, estimo razonable imponer las costas de alzada a cargo de la parte demandada (cfr.- art.68, C.P.C.C.N.), a cuyo efecto regulanse los honorarios de los letrados intervinientes en un 25% de lo que les corresponde percibir por su labor en la anterior etapa.-

EL DR. LUIS A. RAFFAGHELLI DIJO:

Que adhiero al voto que antecede.-

Por lo que resulta del acuerdo que antecede (art. 125 de la ley 18.345), El Tribunal RESUELVE: 1- Modificar la sentencia de primera instancia y en su mérito establecer el capital de condena en la suma de $ 231.052,09, que llevará los intereses dispuestos en primera instancia. 2- Confirmar la sentencia de primera instancia en lo restante que decide. 3- Imponer las costas de alzada a cargo de la parte demandada, a cuyo efecto regulanse los honorarios de los letrados intervinientes en un 25% de lo que les corresponde percibir por su labor en la anterior etapa.- Oportunamente, cúmplase con lo dispuesto en el art. 1º de la ley 26856 y con la Acordada de la CSJN Nº 15/2013.-
Conste que la Vocalía Uno se encuentra vacante (art. 109, RJN).-
Regístrese, notifíquese y vuelvan.-

Fdo.: GRACIELA L. CRAIG - LUIS A. RAFFAGHELLI 

Fuente: elDial.com

Conforme las normas vigentes se hace saber que las sentencias que se replican en este blog son de carácter público y sólo el órgano jurisdiccional del que emana la decisión impondrá limitaciones a su publicación por razones de decoro o en resguardo de la intimidad de la parte o de terceros que lo hayan solicitado de manera expresa.

lunes, 27 de marzo de 2017

Menos del 20% de los vecinos de la Ciudad usa el sistema público de salud

En 15 años, la cantidad de porteños que usa los hospitales públicos bajó un 7%. Los habitantes de la zona Sur son los que más los utilizan. 

Menos del 20% de los vecinos de la Ciudad usa el sistema público de saludSólo el 18,7% de los porteños usa exclusivamente el sistema público de salud. Integrado por 34 establecimientos hospitalarios y con una disponibilidad de 3.578 camas, la mayoría se encuentran en la zona Norte y Centro de la Capital, mientras que los que más los utilizan son los vecinos de la zona Sur porteña.

El restante 81,3% de la población está afiliada a algún tipo de salud privada, que incluye prepagas y obras sociales sindicales, y concurre principalmente a centros privados. Los datos surgen del último análisis de la Dirección General de Estadísticas y Censos, que a su vez fueron presentados en un informe anual del Consejo Económico y Social de la Ciudad (CESBA) sobre la calidad de vida porteña.

Aunque el porcentaje de ciudadanos que utiliza el sistema estatal de salud bajó un 7,3% en 15 años, una encuesta del CESBA indica que más de la mitad de los porteños (56,5%) aún tiene un alto nivel de confianza en la salud pública. Por su parte, un 67% confía plenamente en la oferta privada.

Menos del 20% de los vecinos de la Ciudad usa el sistema público de salud

El relevamiento indica que existe una alta disparidad entre vecinos de la zona Norte y Sur de la Capital, en cuanto al uso de los servicios de salud pública. Mientras que en algunas de las comunas más grandes del Centro y Norte (como la 2, 13 y 14) sólo el 4,1% de los vecinos depende exclusivamente del sistema público, en las comunas del Sur sube a un tercio y hasta un 40% para los habitantes de barrios como Villa Soldati y Lugano.

"Es interesante destacar que son los propios usuarios del sistema público de salud quienes más confían en la salud pública", dijo a Clarín el presidente del CESBA, Federico Saravia. Además, señaló que "el alto nivel de confianza de usuarios en los profesionales de la salud convive, sin embargo, con la falta de infraestructura sanitaria y la continua desinversión en salud por parte del Gobierno porteño".

Por su parte, fuentes del Ministerio de Salud de la Ciudad informaron a Clarín que a través de todos sus hospitales y centros, recibe por año 9 millones de consultas, realiza 300 mil cirugías y 27 mil partos. En tanto, el Sistema de Atención Médica de Emergencia (SAME), que abarca todo el ámbito porteño, realiza un promedio de 1.000 auxilios diarios, lo que equivale a uno cada 2 minutos.

El estudio muestra que mientras que hasta el 2007 el presupuesto de salud oscilaba entre el 23% y el 27%, hoy alcanza el 20%. "Ante este panorama, es imprescindible que el Estado atienda las necesidades y expectativas de los usuarios, revea sus prioridades y asegure a toda la comunidad el acceso a la salud pública y de calidad, en pos de construir una ciudad de iguales".

En tanto, se desprende del informe que la dependencia del sistema de salud pública es mayor entre la población más joven de la Ciudad: el 27,9% de los menores de 19 años deben atenderse en el sistema estatal. Sin embargo, en los barrios del Norte esos jóvenes suponen apenas el 5,4% del total, mientras que en los del sur, esa cifra se dispara al 44,2 por ciento. Además se da una relación Idéntica en los mayores de 60, donde sólo el 1% de los mismos está en el norte y un 6,5% en el sur.

Fuente: Clarín

miércoles, 22 de marzo de 2017

La falta de agua potable mata más que los accidentes y el sida

Calculan que 3,5 millones de personas mueren cada año por no tener acceso a aguas seguras.

La falta de acceso al agua potable, un derecho humano universal declarado en 2014 por la Organización Mundial de la Salud (OMS), provoca la muerte de 3,5 millones de personas cada año, el doble de los decesos que se producen por accidentes viales y casi el triple de los ocasionados por el sida, según un informe del Consejo Mundial del Agua (WWC, por sus siglas en inglés), con motivo de celebrarse hoy el Día Mundial del Agua, instituido en 1993 cada 22 de marzo.

La falta de agua potable mata más que los accidentes y el sida

El documento de la WWC, un organismo dependiente de la ONU, señala que “las enfermedades relacionadas con el agua representan 3,5 millones de muertes al año”, mientras que 1,3 millones de personas fallecen anualmente por accidentes automovilísticos y 1,1 millones como consecuencia del Sida.

La situación en nuestro país

Nahuel Schenone, especialista en calidad de agua y recursos hídricos, asegura que “en Argentina hay mucho recurso hídrico, pero hay que fomentar políticas que sirvan para concientizar a la población para cuidarlo, porque de otra manera estamos condicionando este recurso a futuro”.

“En Argentina hay mucho recurso hídrico, pero hay que fomentar políticas que sirvan para concientizar a la población para cuidarlo, porque de otra manera estamos condicionando este recurso a futuro”

El especialista consideró apropiado discriminar en relación al acceso al agua potable entre “zonas urbanas o zonas rurales”, y afirmó que “no está garantizado el acceso a este recurso esencial para toda la población”.

“En muchas zonas rurales o comunidades de pueblos originarios, el agua es obtenida de ríos, canales o espejos de agua; en cambio en zonas urbanas el acceso al agua potable es a través de plantas potabilizadoras, que es donde mayor inversión hay, ya que requiere una mayor infraestructura”, explicó.

Otro grave problema “es el alto porcentaje de aguas residuales que vuelven a los ecosistemas sin ser tratada”, aseguró Schenone, al explicar que se trata de un ciclo: “tomamos agua de los mismos lugares a donde la devolvemos, tenemos que tomar conciencia de la importancia del saneamiento”.

Según la Organización de Naciones Unidas (ONU), el 80% de las aguas residuales que se generan en el mundo vuelven al ambiente sin ser tratadas ni recicladas.

En nuestra región, la Autoridad de la Cuenca Matanza-Riachuelo (ACUMAR) “debe controlar los afluentes que terminan en el Riachuelo, pero muchas empresas no mejoran la reconversión de afluentes que son arrojados allí, por lo que se produce una contaminación constante”, aseguró Schenone.

“Hay otras cuencas, como la del Salado, que reciben desechos de industrias de agricultura intensiva, o la del Río Dulce en Santiago del Estero, o la cuenca del Paraná, donde a lo largo de Rosario y Santa Fe las grandes ciudades aportan afluentes sin tratamiento, lo cual afecta la calidad en lo que es la cuenca baja”, argumentó el especialista.

El desafío en Latinoamérica

“Las cuencas son compartidas, no discriminan provincias ni municipios, tomamos agua de los ríos Paraná, Uruguay, de la Plata, y devolvemos el agua a los mismos; por eso es fundamental concientizar sobre la importancia de cuidar un recurso tan esencial como el agua, y para ello es necesario inversión publica, controles, mantenimiento y regulaciones”, concluyó Schenone.

En América latina, en tanto, la relación con el agua es muy diversa. Existen por ejemplo zonas terriblemente afectadas, como Haití, donde sólo el 58% de la población tiene acceso al agua potable, lo que lo convierte en el único país de Latinoamérica y El Caribe que se encuentra dentro del ranking de los 20 países más afectados a nivel global.

Sin embargo, el presidente del WWC, Benedito Braga, calificó la situación regional como “esperanzadora” en comparación con otras áreas del planeta, y estimó que “en latinoamérica el 8% de la población no tiene acceso a agua potable, cifra que se incrementa al 12% en Asia y al 32% en el Africa subsahariana”.

Fuente: El Día

martes, 21 de marzo de 2017

Síndrome de Burnout alcanza al 30% de los médicos

Según los expertos, en llamado “síndrome del quemado” en muy común en profesiones como la médica. 

El Síndrome de Burnout, también conocido como "Síndrome del Quemado", afecta a más del 30% de los médicos del país y es muy común entre quienes tienen profesiones que trabajan "las 24 horas". Según explicó Francisco Appiani, médico psiquiatra de la 4º Cátedra de Medicina del Hospital de Clínicas "se caracteriza por tres puntos: agotamiento emocional, despersonalización y sensación de fracaso con total pérdida de confianza en sí mismo”.

Es decir, el desgaste de trabajar en un contexto altamente exigente agota emocionalmente a las personas, que no solo se sienten faltos de energía sino que además se vuelven negativos, cínicos y pierden la capacidad de conectar empáticamente.

"Lo que ocurre en el burnout es que el trabajo fagocita la vida personal. Curiosamente a lo que podríamos esperar, de acuerdo con un estudio realizado por el Royal College del Reino Unido, los factores personales son causas en solo el 20% de los casos, el 80% es atribuido a problemas administrativos y a las actitudes agresivas que se observan en los pacientes o en sus familiares", afirmó Appiani.

En Holanda se hizo una encuesta a 1000 profesionales médicos en la que el 55% de los médicos holandeses decían trabajar bajo altos niveles de estrés, sin embargo de este 55% el 81% afirmaba tener un alto grado de satisfacción laboral, por lo que las tasas de burnout eran bajas.

Es decir, que no tiene que ver tanto con el nivel de estrés sino con la satisfacción que uno obtenga de su trabajo.

Los trabajadores de la salud son aquellos que están más expuestos al burnout, por estar permanentemente en contacto con el sufrimiento ajeno y la enfermedad, al mismo tiempo son quienes lidian con dificultades organizativas del sistema de salud.

En 2016, la Asociación Médica Americana realizó una estadística en la que ninguna especialidad evaluada está por debajo del 40% en los índices de burnout.

El primer lugar es para la emergentología, con el 70%, luego la medicina familiar y en tercer lugar quienes se dedican a la rehabilitación.

"Si bien puede ocurrirle a cualquier persona que se encuentre en estas situaciones de estrés, exigencia y desgaste emocional, está comprobado que es más frecuente en quienes denominamos "workoholics" (adictos al trabajo), personas con un alto sentido de responsabilidad, perfeccionistas y quienes no pueden o no saben delegar tareas, trabajar en equipo", puntualizó el médico.

Appiani afirmó que "hay distintas estrategias para abordarlo", por lo que sugirió "generar actividades recreativas o de relajación dentro del ámbito de trabajo".

"En lo personal, el individuo tiene que balancear su vida fuera del trabajo con su actividad profesional, dedicar tiempo a la familia y amigos, buscar contención y tener por lo menos dos semanas de descanso o vacaciones al año", remarcó.

Fuente: DocSalud

lunes, 20 de marzo de 2017

Enemigo silencioso: los argentinos no toman conciencia de la necesidad de bajar el consumo de sal

Se inicia hoy la denominada Semana Mundial por la Sensibilización sobre la Sal, una iniciativa para intentar bajar el consumo de sodio en todo el planeta. En el país, el 70 por ciento de los argentinos desconoce los peligros del alto consumo de este producto. Especialistas hablan de la necesidad de leer las etiquetas de los alimentos elaborados. Una ley nacional ayuda a este trabajo. 

A lo largo de la historia, la sal está ligada a casi todos los aspectos de la vida humana. Utilizada en la antigüedad como moneda de intercambio, fue motivo de grandes cambios en la civilización, e incluso de guerras, muchas de ellas largas y dolorosas. Desde hace unos siglos, es parte de la mesa de las personas, como parte fundamental. Pero hace un tiempo, se puso el ojo en sus efectos sobre la salud, cuando su consumo es excesivo, un peligro silencioso que Mata más que mucha de las enfermedades más letales. Desde hoy lunes, se inicia la denominada Semana Mundial por la Sensibilización sobre la Sal, que busca reforzar la concientización de los consumidores sobre la necesidad de bajar el consumo de sodio. En el país, un estudio afirma que más del 70 por ciento de los argentinos desconoce la necesidad de disminuir el consumo de sodio. Para reforzar esta concientización, el país cuenta con una ley, y los especialistas recomiendan dejar la lectura de etiquetas nutricionales.


Esta semana de concientización sobre la sal es una iniciativa de la WorldActionon Salt &Health (WASH), que desde el 20 al 26 de marzo tendrá como objetivo “generar conciencia sobre la importancia del objetivo impuesto por la Organización Mundial de la Salud: disminuir el consumo de sal a 5 gr diarios por persona”. Las últimas modificaciones de ley N° 26.905 que trata la Promoción de la Reducción del Consumo de Sodio en la población, radica en la cantidad de enfermedades crónicas no transmisibles que genera el exceso de sodio tales como el ACV, las enfermedades cardíacas y renales crónicas, las cuales representan una carga sanitaria en nuestro país.

“Si bien cada año hay más información al respecto, muchos alimentos todavía tienen sal añadida, incluso aquellos que no necesariamente tienen gusto salado como helados, gelatinas, galletas y premezclas. Esto genera un exceso de consumo en un marco donde la reducción de 3 gramos en el consumo de sal por día, podría evitar unas 6.000 muertes al año en nuestro país.” argumenta Obregón (MN 97825), director del Consejo Argentino de Hipertensión Arterial de la Sociedad Argentina de Cardiología (SAC).

A pesar de que la mayor parte de los alimentos ya cumplen con la primera etapa de descenso de sodio fijada por la ley en el 2013, el 71 por ciento de la población argentina de entre 16 y 80 años desconoce la necesidad de bajar el consumo de sodio. “Al hablar con los pacientes, se puede percibir el desconocimiento general que existe con respecto al consumo ‘involuntario’ de sodio. Leer las etiquetas al momento de efectuar la compra mensual puede generar una notable diferencia en el consumo diario de sal debido que dicho mineral es utilizado frecuentemente sólo como conservante, generando una ingesta excesiva que produce miles de muertes evitables por año”, puntualiza Obregón.

Asimismo, el médico de la Sociedad Argentina de Cardiología insiste en enfatizar la importancia de conocer los distintos porcentajes de sodio que poseen alimentos símiles. “Incluso el agua tiene sodio y aun así, solo el 11% consume las marcas con bajos niveles del mismo. Si nos remitimos a los dos litros recomendados por día para lograr una hidratación adecuada, el aporte de las aguas de alto contenido de sodio podría alcanzar los 328 mg por día, mientras que el de las bajas en sodio sólo 20mg por día”.

Si bien la ley N° 26.905, conocida como “Ley de Saleros”, se encuentra regulada desde 2013, recientemente se efectuaron las últimas modificaciones que agregan el establecimiento de advertencias en los envases sobre los riesgos del consumo en exceso de sal. Dicha ley promueve la eliminación de los saleros en las mesas de los locales gastronómicos; fija el tamaño máximo de los envases en los que se venda sal para no superar los 500 miligramos y establece sanciones a los infractores. Asimismo se deberá incluir, por ejemplo, mensajes sanitarios en el menú de establecimientos gastronómicos y alternativas sin sal agregada y a su vez limitará la oferta espontánea de los saleros, teniendo disponible sal en sobres y de bajo contenido de sodio (que no podrán exceder los 500 mg).

Cada vez más alimentos comienzan a sumarse a la adopción de leyendas que alertan sobre su bajo o alto contenido en sodio, a fin de ser consumidos con mayor conciencia por parte del consumidor. Aun así, muchas veces no queda claro de qué tan bajas proporciones de sodio aporta. Aquí las cantidades aproximadas son las siguientes:

-Bajo contenido de sodio: menos de 150 mg de sodio por porción de 100 gramos de producto.

-Contenido moderado de sodio: 150 - 400 mg de sodio por porción de 100 gramos de producto.

-Alto contenido de sodio: más de 400 mg de sodio por porción de 100 gramos de producto.

“Es relevante destacar que tanto la expresión "bajo contenido de sodio" como "sin sal" o "sin sal agregada" en la etiqueta de un alimento no significan que el producto se encuentra libre de sodio. Por estos pequeños trucos de las compañías alimenticias es que debemos prestar principal atención a la lectura general de los productos que consumimos. Se recomienda comparar y elegir siempre la opción con el menor contenido de sodio posible” finaliza Obregón.

Fuente: Mirada Profesional

jueves, 16 de marzo de 2017

Salud Pública: es obligatoria la aplicación del Programa Nacional de Garantía de Calidad de la Atención Médica

MINISTERIO DE SALUD
Decreto 178/2017
Programa Nacional de Garantía de Calidad de la Atención Médica. Obligatoriedad.

Ciudad de Buenos Aires, 15/03/2017

Resultado de imagen para hospital publicoVISTO el Expediente N° 1-2002-8218/16-3 del registro del MINISTERIO DE SALUD, el Decreto N° 1424 de fecha 23 de diciembre de 1997, la Resolución N° 432 de la SECRETARÍA DE SALUD del ex MINISTERIO DE SALUD Y ACCIÓN SOCIAL, de fecha 27 de noviembre de 1992 y la Resolución N° 149 del ex MINISTERIO DE SALUD Y ACCIÓN SOCIAL de fecha 1° de junio de 1993; y

CONSIDERANDO:

Que mediante la Resolución Nº 432 de la SECRETARÍA DE SALUD del entonces MINISTERIO DE SALUD Y ACCIÓN SOCIAL, de fecha 27 de noviembre de 1992, se creó el PROGRAMA NACIONAL DE GARANTÍA DE CALIDAD DE LA ATENCIÓN MÉDICA, el que se implementó mediante la Resolución Nº 149 del precitado Ministerio, del 1º de junio de 1993, desarrollando sus actividades desde entonces a la fecha.

Que por el Decreto N° 1424 de fecha 23 de diciembre de 1997, se determinó la obligatoriedad de la aplicación del PROGRAMA NACIONAL DE GARANTÍA DE CALIDAD DE LA ATENCIÓN MÉDICA.

Que existe un consenso a nivel nacional e internacional acerca de la necesidad de promover el desarrollo de programas de garantía de calidad de la atención médica de los servicios de salud.

Que asimismo, atento las nuevas políticas implementadas a nivel nacional, orientadas a la cobertura universal, resulta imprescindible la readecuación y articulación de todos los actores de la atención de la salud en la aplicación de estrategias e instrumentos de la gestión para lograr su eficacia, efectividad y eficiencia.

Que en ese sentido, dado el tiempo transcurrido y teniendo en cuenta los avances producidos en los ámbitos tecnológico y científico, el MINISTERIO DE SALUD propicia la actualización de los ejes conceptuales y metodológicos del PROGRAMA NACIONAL DE GARANTÍA DE CALIDAD DE LA ATENCIÓN MÉDICA.

Que en el marco de su competencia, una de las funciones indelegables del ESTADO NACIONAL es la de promover el desarrollo de procesos para asegurar la calidad de los servicios de salud para toda la población, dictando a tal efecto las normas que en consecuencia sean necesarias.

Que en virtud de ello resulta adecuado establecer que el PROGRAMA NACIONAL DE GARANTÍA DE CALIDAD DE LA ATENCIÓN MÉDICA que desarrolla el MINISTERIO DE SALUD o el que en el futuro lo reemplace, será de aplicación obligatoria en todos los establecimientos nacionales de salud, en el SISTEMA NACIONAL DEL SEGURO DE SALUD y en las Obras Sociales Nacionales, en el INSTITUTO NACIONAL DE SERVICIOS SOCIALES PARA JUBILADOS Y PENSIONADOS (INSSJP), en los establecimientos incorporados al REGISTRO NACIONAL DE HOSPITALES PÚBLICOS DE GESTIÓN DESCENTRALIZADA, así como en los establecimientos dependientes de las distintas jurisdicciones provinciales, municipales, y de la CIUDAD AUTÓNOMA DE BUENOS AIRES y las entidades del Sector Salud que adhieran al mismo.

Que la DIRECCIÓN GENERAL DE ASUNTOS JURÍDICOS del MINISTERIO DE SALUD ha tomado la intervención de su competencia.

Que la presente medida se dicta en virtud de las atribuciones conferidas por el artículo 99, inciso 1 de la CONSTITUCIÓN NACIONAL.

Por ello,

EL PRESIDENTE
DE LA NACIÓN ARGENTINA
DECRETA:

ARTÍCULO 1° — Establécese que el PROGRAMA NACIONAL DE GARANTÍA DE CALIDAD DE LA ATENCIÓN MÉDICA que desarrolla el MINISTERIO DE SALUD o el que en el futuro lo reemplace, será de aplicación obligatoria en todos los establecimientos nacionales de salud, en el SISTEMA NACIONAL DEL SEGURO DE SALUD y en las Obras Sociales Nacionales, en el INSTITUTO NACIONAL DE SERVICIOS SOCIALES PARA JUBILADOS Y PENSIONADOS (INSSJP), en los establecimientos incorporados al REGISTRO NACIONAL DE HOSPITALES PÚBLICOS DE GESTIÓN DESCENTRALIZADA, así como en los establecimientos dependientes de las distintas jurisdicciones provinciales, municipales y de la CIUDAD AUTÓNOMA DE BUENOS AIRES y las entidades del Sector Salud que adhieran al mismo.

ARTÍCULO 2º — Establécese que el MINISTERIO DE SALUD podrá invitar a las Provincias y a la CIUDAD AUTÓNOMA DE BUENOS AIRES a adherir al citado PROGRAMA.

ARTÍCULO 3° — El MINISTERIO DE SALUD dictará las normas operativas, aclaratorias y complementarias necesarias para la implementación del citado PROGRAMA.

ARTÍCULO 4° — Derógase el Decreto N° 1424 de fecha 23 de diciembre de 1997.

ARTÍCULO 5° — Comuníquese, publíquese, dése a la DIRECCIÓN NACIONAL DEL REGISTRO OFICIAL y archívese. — MACRI. — Marcos Peña. — Jorge Daniel Lemus.

miércoles, 15 de marzo de 2017

Abrirán clínica de cannabis medicinal en Mendoza

Será la primera en la provincia y servirá como un centro de consejería para las familias que la utilicen en tratamientos. La iniciativa es de Carlos Laje, quien fundó en Córdoba el Instituto Argentino del Cannabis. 

Abrirán clínica de cannabis medicinal en MendozaAunque la utilización del cannabis como medicina paliativa de distintas patologías todavía no está aprobada ni en el ámbito nacional ni en el provincial, en los próximos días se inaugurará en la Ciudad la primera clínica de cannabis medicinal de Mendoza. La ley que aprueba su uso tiene en la provincia media sanción de Senadores y espera la aprobación de la Cámara de Diputados.

El doctor Carlos Laje, fundador de la primera clínica de cannabis medicinal del país, que se encuentra en Córdoba, es quien inaugurará en los próximos días el mismo espacio en Mendoza.

"Nosotros llevamos a Mendoza la propuesta a la Provincia y a las autoridades de Ciudad también, que es la misma que venimos llevando hace un año a través del Instituto Argentino del Cannabis, que es el que tenemos conformado. La propuesta es armar en cada capital provincial y en ciudades importantes, lo que denominamos clínica del cannabis", expresó Laje.

Estas clínicas funcionan principalmente coordinadas por alguna mamá o familiar de algún niño con problemas y que esté usando cannabis. Se trata de un espacio físico que, generalmente, son casas de familias que lo prestan para, a partir de ahí, armar la consejería en salud cannábica.

A la persona que quede a cargo, que seguramente será elegida hoy cuando finalice la charla que el doctor dará en la provincia (ver aparte), se la formará en Córdoba para que pueda ocupar ese rol en Mendoza y, una vez por mes, Laje viajará para reunirse con los pacientes de las diferentes patologías.

Es decir, no será una clínica tradicional como su nombre lo indica, sino más un lugar al que las familias puedan recurrir para buscar información.

"La idea es que vengan a sacarse las dudas, consultar sobre el tema, aprender, y no tener que googlear y luego salir a un lugar no apto para la familia a conseguir no saben bien qué. La idea es abrirla lo antes posible", continuó el oftalmólogo.

Además, explicó que vía Facebook, muchos mendocinos lo contactaron para erigirse como coordinadores y brindar el espacio físico, por lo que "seguramente el miércoles ya veremos a algunos pacientes en el lugar que consideremos más adecuado para hacerlo".

La situación legal

Tanto en el ámbito nacional como en el provincial, el proyecto que tiene como objetivo la provisión medicinal del aceite de cannabis –denominado Charlotte's Web– para pacientes que padecen epilepsia refractaria y demás patologías derivadas, tiene media sanción y espera la aprobación total. En Mendoza fue aprobado por la Cámara de Senadores y resta confirmación de Diputados, mientras que en el Congreso nacional la situación es inversa, ha sido aprobada por Diputados.

En ese sentido, Laje considera que los políticos corren detrás del avance de la sociedad. "Más allá de la media sanción o la sanción completa, creo que hay que crear un instituto de regulación argentino del cannabis, que sea nacional y tenga correlación en las provincias, donde hay que asegurarles a las personas la accesibilidad. No pueden estar esperando que haya una ley que contemple la epilepsia refractaria y deje afuera a más de 44 enfermedades que en el mundo se están tratando con cannabis".
Además, consideró fundamental que la comunidad médica lance un plan de capacitación, docencia e investigación sobre el tema, ya que los pacientes cada vez más lo piden y los médicos "no pueden no saber de qué se trata o solo conocer vía internet".

Para lo que sí es fundamental la aprobación de las leyes es para que el acceso sea legal y económicamente más accesible para las familias, llegando también a quienes no tienen recursos para obtenerlo de ninguna manera, a través de la cobertura estatal.

Lo que no se contempla aun en los proyectos aprobados con media sanción, es el autocultivo, que es lo que reclaman las organizaciones como Mamá Cultiva, para que no se criminalice a quienes lo practiquen como si lo hicieran para tráfico.

Fuente: Diario Uno

martes, 14 de marzo de 2017

“La tecnología arrasó con la relación médico-paciente” por el Dr. Daniel Chaves

Los grandes avances tecnológicos produjeron cambios profundos en las relaciones médico-paciente y crearon dilemas éticos relacionados con la vida humana. Un debate sobre el “modelo médico hegemónico”.

Daniel Chaves es médico clínico y titular de la cátedra de Bioética de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco. Dedicado a la bioética desde hace años, es un referente en temas como el vínculo médico-paciente, muerte digna, medicina y religión. En diálogo con PáginaI12, Chaves explica los orígenes de la bioética y los principales debates de la disciplina en la actualidad. Lamenta la mercantilización de la medicina y en ese contexto señala la crisis que atraviesa la relación entre los profesionales de la salud y los usuarios de los servicios en la era tecnológica.

–¿Cómo nace la bioética? 

–La bioética surge como una necesidad de que el progreso técnico, en las ciencias biológicas muy especialmente, fuera sostenido y guiado por un humanismo, por valores éticos. Esta preocupación ya era palpable a comienzos del siglo XX, con la antropología médica. En la década del 70 la bioética se desarrolla como disciplina en los Estados Unidos, con la impronta ecologista de Van Rensselaer Potter, un destacado bioquímico estadounidense. Con el tiempo, y de forma progresiva, la bioética se medicaliza y pierde esa dirección ecologista, que ahora ha recuperado parcialmente.

–¿En qué consiste esta relación entre bioética y ecología?

–Potter, señalado como el fundador de la bioética, tuvo una profunda influencia de Aldo Leopold, un conservacionista del ámbito de la sociobiología que había introducido muchos años antes la idea de Ética de la Tierra, vinculado al concepto de Cuidado de la Tierra, que hoy en día nos resulta más familiar, entre otros, por la obra de Leonardo Boff. La idea de Potter era crear una disciplina que integrara la biología, la medicina y la ecología, ya que advertía que si no se creaba un “puente” entre las ciencias biológicas y los valores, la humanidad perecería. Intensificó esta perspectiva ecológica en su último libro Una bioética global, en un contexto histórico marcado por una creciente preocupación por el ambiente. La reflexión ética, con la perspectiva bioética de los derechos humanos, sobre el desarrollo de las biotecnologías que provocan cambios en los seres vivos y en su ambiente, la protección de las generaciones futuras, el papel del capitalismo en la generación de la crisis ambiental, entre otros temas, han pasado a formar parte de un aspecto de la disciplina, la bioética ambiental.

–¿Qué cambios aparecen con el desarrollo de la tecnología médica?

–El desarrollo de la técnica trajo consigo, a partir de los años 60, la aparición de las unidades de cuidados intensivos y de los medios de soporte vital, que generaron dilemas morales antes inexistentes. Aparece la asistencia respiratoria mecánica y se redefine la muerte. Con el concepto de muerte cerebral la muerte no significa ya la detención cardíaca como lo había sido hasta entonces. Paralelamente, en la sociedad aparece una nueva idea sobre la autonomía de las personas y su posibilidad de decidir. Esto se tradujo en la gran explosión de movimientos sociales vinculados a minorías postergadas o colectivos sin poder de decisión. Nacen asociaciones por los derechos de los pacientes. Este gran desarrollo tecnológico modificó sustancialmente la relación médico-paciente en los últimos 40 años. Creo que vivimos una profunda crisis de esta relación, no siempre señalada, pero que la población percibe a diario.

–¿Por qué habla de una crisis en la relación médico-paciente?

–La relación médico-paciente es una relación humana que, como tal, está sujeta a cambios históricos. En los últimos 30 años, con el avance tecnológico, hay una ruptura de los vínculos sociales que también afecta a la relación médico-paciente. De la mano de la tecnología apareció lo que se dio en llamar “el modelo médico hegemónico”. Este modelo, que había aparecido en los países desarrollados, se globalizó y nos llegó a todos. En múltiples aspectos la tecnología médica significó un gran avance para la humanidad: prolongación de la vida, nuevas maneras de nacer, mejora en la calidad de vida relacionada con la salud, etc. Al mismo tiempo, la tecnología médica alejó al médico del cuerpo del paciente y de su subjetividad. Como resultado, cada vez se examina menos, se observa menos, se interroga pobremente, y el tiempo –por diversas razones, económicas entre otras, se va acotando.

–¿Qué caracteriza a este “modelo médico hegemónico”?

–Algunas de las características de este modelo son la inducción al consumo, el mercantilismo, el individualismo y la falta de solidaridad. El imperio de las imágenes y el deterioro de la escucha y la palabra, que afectan a todos los vínculos, son especialmente notorios en la medicina. Vemos resonancias pero no dialogamos con nuestros pacientes; a su vez éstos concurren a la consulta solicitando estudios muchas veces inútiles y fármacos de dudosa indicación. La medicina se mercantilizó. La sociedad se medicalizó. Las emociones se medican; el duelo se medica. Se crearon nuevas enfermedades que favorecieron la indebida farmacologización. Al mismo tiempo, sucede que los destinos de la medicina ya no los manejan los médicos sino aquellos administradores, gerentes, que dirigen las empresas médicas y las instituciones. Es claro que la tecnología arrasó con la relación médico-paciente. Sin embargo, los métodos complementarios de diagnóstico son eso: métodos complementarios. La conversación, la escucha, el examen, son irremplazables.

–Tal vez el caso extremo de la mercantilización de la medicina sea el cobro de honorarios particulares a pacientes que llegan al especialista a través de una obra social o prepaga. ¿Qué opinion le merece esta práctica que, aunque lejos de ser universal, se observa a menudo?

–Cada lugar es diferente y no se puede generalizar. Una cosa es la guardia de un hospital público, otra un sanatorio privado, otra cosa es el médico que hace medicina rural, que tuve el gusto de hacer, otra la atención en el consultorio. Practicamos lo que se conoce como “fordismo y taylorismo médico”. Semejante al comienzo de la fábrica Ford: trabajo en serie, división en especialidades, conductas repetitivas, tiempo controlado, en una línea de ensamblaje que no admite demoras ni revisión. La medicina se fragmentó; hay múltiples especialidades, lo que provoca desorientación en el paciente. Los honorarios que pagan las prepagas son bajos, esto provoca malestar, entonces se suple calidad y tiempo por cantidad, por fordismo. Son estrategias de “supervivencia”. El cobro no contemplado en contratos suele minar la confianza, sostén indispensable de la relación con el paciente. Desde ya que no acuerdo con tal práctica, ni desde la utilidad ni desde el deber.

–A partir de esta pérdida de confianza, ¿de qué manera sugiere recuperar el vínculo?

–La bioética es un primer intento por recuperarlo. Por otra parte, creo que la música y la lectura pueden ayudar muchísimo. La música es una conjunción simbólica de sonido, emoción y sentido. Los pitagóricos en la antigua Grecia la consideraban, junto a las matemáticas, la lógica y la astronomía, uno de los caminos a la verdad, dadora de sentido. Es compañera inseparable de las emociones humanas, a las que exalta o apacigua. La música, como la medicina, es arte y técnica, emoción y sentido; cultivarla incrementa nuestra habilidad empática y sensibilidad moral para ayudar a la persona que sufre. La literatura, al igual que la relación asistencial, implica actos de interpretación, una hermenéutica, que no comprende sólo lo biológico, sino lo biográfico y lo axiológico. Una misma historia de enfermedad da lugar a distintas historias clínicas, a interpretaciones quizás opuestas, a dispares diagnósticos, a una disímil jerarquización de hechos y valores que dependen de quién es el que escucha.

–¿Cuáles son los principales debates en materia de bioética en la actualidad?

–Un debate fundamental y de carácter universal y cotidiano (dado lo ineluctable de la muerte) es acerca del dilema al final de la vida. La discusión estuvo en la medios en ocasión del debate sobre la mal llamada “ley de muerte digna”, que consistió en la modificación de la ya existente ley de derechos del paciente. Una comunicación deficiente asimiló la idea de muerte digna a la de eutanasia.

–¿Qué implica cada una?

–La eutanasia es la provocación de la muerte, efectuada por un tercero, de un paciente portador de una enfermedad mortal, a su requerimiento y en su propio beneficio, por medio de la administración de una droga o veneno en dosis letal. Por lo tanto no debe confundirse con el retiro o el no inicio de un medio de soporte vital, por ejemplo de la diálisis o de un respirador. Muerte digna significa ser capaces de tomar decisiones sobre la propia muerte, tener la posibilidad de rechazar tratamientos y el derecho a recibir cuidados paliativos. Esto ya forma parte del Nuevo Código Civil y Comercial de la Nación.

–¿Dónde se para la bioética frente a estas decisiones?

–La bioética laica apoya fuertemente estos pilares en las decisiones al final de la vida. La ruptura de las posiciones acontece cuando se discute si la indicación de nutrición e hidratación enteral, la sonda de alimentación, es una obligación moral o una indicación médica con sus indicaciones, contraindicaciones y efectos colaterales. Esta última idea –a la que adhiero–, se está consolidando lentamente.

–Sobre el principio de autonomía al que hizo referencia, ¿qué ocurre, por ejemplo, en el caso de los Testigos de Jehová?

–El paciente Testigo de Jehová no quiere dejar de vivir o suicidarse; quiere ser asistido, pero por sus creencias, no quiere recibir sangre. Si no queda otra opción, prefiere no ser transfundido antes que perder su salvación eterna. El caso de los Testigos de Jehová es el ejemplo claro del principio de autonomía, uno de los principios de la bioética clásica. El médico trata de obrar según la beneficencia, otro de sus principios. Pero hoy no se comprende la beneficencia sin respetar la autonomía. Si avasallamos la autonomía dudosamente hagamos el bien. Nuestras leyes no tratan este caso especial dado que el principio de autonomía es defendido igualmente en cualquier otra circunstancia. En el caso de los Testigos de Jehová este principio se plasma en el Consentimiento Informado que llevan consigo para el caso de su atención médica, una declaración de voluntad que recepta los derechos contenidos en el artículo 19 de la Constitución Nacional y en la Ley de Derechos del Paciente.

–¿Qué pasa cuando hay menores involucrados?

–En cuanto a los menores de edad, y según la Declaración de los Derechos del Niño, y las leyes nacionales, los niños entre 13 y 16 años deben ser escuchados; aunque no tienen aptitud para decidir por sí mismos cuando los tratamientos son invasivos o riesgosos. Los menores de 13, según el nuevo Código, no pueden tomar decisiones sobre su propio cuerpo por sí mismos.

–¿Cuál es la situación actual de la medicina asistencial?

–La medicina asistencial es ineficiente. Está fragmentada en múltiples especialidades y subespecialidades, y fracturada en los subsistemas de atención. Los médicos, que formamos parte del llamado “complejo médico industrial”, patologizamos y farmacologizamos a la sociedad. Esto es parte de este modelo hegemónico de la medicina del que hablaba. Creo que las especialidades clínicas lentamente se van a ir apagando por la gran fragmentación y por la falta de reconocimiento económico y social. La gente busca especialistas por su cuenta; la medicina se banalizó. Una parte importante de la población se automedica y a su vez recomienda analgésicos, antibióticos y ansiolíticos, con una ligereza envidiable. Una banalización del acto médico. En paralelo al prestigio que la medicina (como ciencia) fue obteniendo de la mano de los grandes avances tecnológicos, el médico se desprestigió. Hoy, un contexto adverso profundiza esta crisis en la relación médico-paciente.

–¿Cómo es este contexto que señala?

–Se practica frecuentemente una medicina defensiva, una medicina ofensiva y una medicina evasiva. Estas tres maneras de practicar la medicina están muy presentes en el mundo. Este contexto adverso hace que muchos médicos abandonen la profesión muy tempranamente. La medicina a la defensiva es una consecuencia de la judicialización de la medicina. Por eso digo que el espejo a la judicialización de la medicina es la medicina a la defensiva. Tal es así que uno de cada cinco médicos en la Argentina tiene una demanda laboral, de los cuales solamente el seis por ciento llega a sentencia, pero en el medio se sufre lo que se conoce como “síndrome clínico judicial”, un malestar intenso con patologías asociadas del médico que sufre la demanda. Como si fuera poco, la medicina a la defensiva agrega un reconocido factor de deterioro al vínculo, que junto a la intolerancia a la incertidumbre, médica y social, aumenta el gasto médico en forma exponencial. Sus variantes buscan el mismo fin: la ofensiva indicando procedimientos o tratamientos con alto costo personal para el paciente; y la evasiva evitando los casos complejos para no involucrarse.

–Parte también de la globalización de la medicina...

–La medicina no es ajena a lo que pasa en la sociedad. La sociedad mediatizó sus vínculos; la medicina también. Se perdió el contacto físico: ya no se ausculta, ya no se palpa, ya no se escucha, ya no se mira. En su libro Un hombre afortunado, John Berger dice del médico rural de la historia: “hablaba como si revisara, y revisaba como si conversara”. El protagonista es un médico que encara su tarea de acuerdo a lo que cree y desea. De ahí el nombre del libro. Lamentablemente en muchos casos la realidad no es así y médicos y paciente están insatisfechos. Esto fue descripto como la “Paradoja de Barsky”, que sostiene que a pesar de los indudables avances técnicos, y de la mejoría de los indicadores objetivos de la salud, los pacientes están cada vez más descontentos con la atención que reciben, al igual que los profesionales de la salud, en los que la frustración e insatisfacción por su trabajo ha llegado a adquirir características epidémicas.

Daniel Chaves: médico clínico, titular de la cátedra de Bioética de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de la Patagonia.

Fuente: Página 12

lunes, 13 de marzo de 2017

El modelo de salud sustentado en la enfermedad

La conceptualización de la enfermedad como sostén del tratamiento de la salud no es ingenua en un mercado que mueve valores a veces inmensurables.  

Resultado de imagen para medicoEl modelo de salud, o mejor dicho, el modelo de enfermedad de occidente nos ha llevado durante años a entender a la salud como el tratamiento de la enfermedad. Sería tan simple como que cada uno de los lectores de este diario se preguntaran en qué momento consultaron a un profesional de salud para sostener una situación de salud en lugar de ir con una problemática ligada a la enfermedad. Además de esto, otro aspecto importante es la forma de abordaje de la enfermedad. La posición más habitual de la mayoría de las personas en situación de enfermedad es la de esperar una solución por parte del profesional sin involucrarse en SU tratamiento. Es decir, el problema es planteado al profesional de salud y éste debe resolverlo, a partir de ese momento el problema es del profesional. Este modelo asistencial es una consecuencia lógica del mercado de salud, o bien, de nuevo tratando de utilizar las palabras adecuadas, del mercado de enfermedad.

Las reglas del mercado

Es fundamental hablar de mercado porque las reglas que mantiene el sistema de salud son las reglas del mercado. Las enfermedades más estudiadas son las más prevalentes y las que mayor abordaje farmacológico tienen, es decir las más rentables para la industria farmacológica. Ahora bien, ¿dónde tracciona el mercado farmacológico, hasta dónde llega?

Si nos ponemos a revisar los planes de estudios de las universidades tanto públicas como privadas de nuestro país, prácticamente la totalidad de la currícula está enfocada al tratamiento de la enfermedad. Las asignaturas relacionadas a la prevención y promoción de la salud generalmente soy muy pobres y materias en cierta medida “marginales”. Desde ese lugar, tenemos que saber que los profesionales de salud que se forman en nuestro país, lejos estamos de ser profesionales de salud, estamos mucho más formados en el tratamiento de las enfermedades. Nos quedaría por pensar quién determina el plan de estudios. En el caso particular de la Escuela de Kinesiología de la Universidad de Buenos Aires, que es lo que más conozco, tiene más de 50 años sin sufrir modificaciones de base. ¿En 50 años nada ha cambiado en la promoción de la salud y el tratamiento de la enfermedad? Obviamente mi pregunta es retórica, en los últimos años ha cambiado la forma de producir información en salud y con ello el lenguaje, apareciendo el modelo científico de medicina basada en la evidencia. De esto nada se ha enterado el plan de estudios de la UBA. Por otro lado, prácticamente todas las universidades públicas o privadas copian el plan de estudios de la UBA, con lo cual es problema se reproduce.

Salud financiada

Por otra parte es habitual ver la financiación de investigación científica por parte de las grandes empresas productoras de medicamentos y poco y nada de inversión en estrategias de tratamiento distintas a las farmacológicas. ¿Esto es casual? Naturalmente no, no es casual ni tampoco ilógico teniendo en cuenta que estamos hablando de un mercado. Se invierte en lo que genera renta, en lo que no, no se invierte. Esa misma frase, si estuviéramos hablando de un sistema de salud real sería “se investiga en busca de la mejor calidad de vida de toda la población”.

Entonces, y para ir cerrando esta nota, si durante toda la formación de grado nos enseñan a tratar enfermos haciéndonos cargo de su problema, si a los médicos los forman otros médicos que en su gran mayoría tienen su vida financiada por la industria farmacológica, con lo cual están entrenados para medicar, para resolver ellos su problema, el problema que le acaba de “regalar” el paciente (otra palabrita para pensar) y a eso le sumamos que no existen o son inocuas las medidas de educación a la población sobre salud/enfermedad, la resultante inevitable de todo esto es el mercado de enfermedad en el que vivimos.

Mientras la población se encuentre enferma una de las cuatro industrias que más dinero mueven en el mundo seguirá creciendo, claro, la industria farmacológica o bien el mercado de la enfermedad.

Fuente: El Día Online

jueves, 9 de marzo de 2017

La despenalización del aborto

Diputadas de distintos partidos políticos anunciaron, en el Día de la Mujer y del Paro Internacional de Mujeres, una nueva presentación del proyecto de ley para establecer el aborto legal, seguro y gratuito en el marco del sistema de salud pública. Junto a organizaciones que reclaman por la despenalización del aborto, las legisladoras insistieron en que la iniciativa tenga tratamiento parlamentario, que hasta ahora no se consiguió porque, pese al alto número de diputados y diputadas que apoyan la sanción de la ley, por el momento no lograron imponer la voluntad política para sacar adelante el proyecto. 

Resultado de imagen para camara de diputados argentinaLa nueva versión del proyecto tuvo algunos cambios con respecto a textos anteriores en cuanto al número de semanas hasta donde se permitiría abortar (ahora se fija hasta las 14 semanas de gestación) y la edad mínima para tomar la decisión. Victoria Donda (Libres del Sur), presidenta de la comisión de Derechos Humanos de la Cámara, sostuvo que la despenalización del aborto es “una deuda de la democracia, que es conseguir en una ley el derecho a resolver sobre nuestro cuerpo”. 

A su vez, la presidenta de la comisión de Salud, Carolina Gaillard (FPV), pidió también que “cesen los femicidios” y se expresó “por la igualdad y la decisión sobre nuestro cuerpo. Hay un sistema de salud que mira para otro lado y las mujeres se mueren por ello”. 

La titular de la comisión de la comisión de Familia, Mujeres, Niños y Adolescentes, Alejandra Martínez (UCR), también se comprometió a dar “un rápido tratamiento” al proyecto que además tendrá giro a la comisión de Legislación General, que preside Daniel Lipovetzky (PRO). En la conferencia de prensa participaron, entre otros, Néstor Pitrola y Juan Carlos Giordano (Frente de Izquierda), Gabriela Troiano (PS), Araceli Ferreyra (Peronismo para la Victoria) y Carla Carrizo (UCR).

Fuente: Página 12

miércoles, 8 de marzo de 2017

El agua es un derecho fundamental

La Justicia de Neuquén confirmó una resolución de grado que ordenó, como medida cautelar, que se garantice el suministro de agua potable a los vecinos de una pequeña localidad. El Tribunal explicó que la interrupción del envío de camiones cisternas "se trata de la privación del acceso al agua potable, aspecto comprendido dentro del derecho humano fundamental al agua".

agua potableEn los autos "S. E. O. y Otros C/ Provincia de Neuquén S/ Incidente de Apelación”, la Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, Laboral y de Minería de Neuquén confirmó una resolución de grado que ordenó, como medida cautelar, que el Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS) brinde el servicio de distribución de agua potable a todos los habitantes de Puesto Guzmán, con la frecuencia y volúmenes que resulten necesarios para la subsistencia de los  residentes en la zona.

El recurso de amparo fue presentado por uno de los vecinos de Puesto Guzmán -una zona que no cuenta con gas ni agua- contra la decisión de la Municipalidad de Neuquén de discontinuar del envío de camiones cisternas. La jueza de grado resolvió favorablemente y ordenó a la Municipalidad de Neuquén, EPAS y la Provincia del Neuquén que brinden el servicio de distribución de agua potable a todos los habitantes del sector, hasta tanto se resuelva el fondo del amparo.

Frente a la decisión de grado, la demandada afirmó que la zona “se encuentra fuera del radio servido por el organismo”, y argumentó que la cautelar sienta un “grave precedente”, ya que “cualquier persona o grupo de personas que se instalen en cualquier lugar –en el medio de la nada- y a grandes distancias de las redes de distribución de agua proyectadas, pueden reclamarle al ente que les garantice la prestación del servicio”.

Luego de analizar el caso, el tribunal determinó que se debe confirmar la resolución recurrida, pues se está “ante el resguardo de un derecho humano fundamental o básico, en tanto es presupuesto esencial de otros derechos tales como el derecho a la vida y a la salud”.

Para los jueces, “los habitantes de la zona denominada Puesto Guzmán iban a encontrarse privados del acceso al agua potable”, pero destacaron que “se trata de la privación del acceso al agua potable, aspecto comprendido dentro del derecho humano fundamental al agua”.

Los vocales manifestaron que el organismo debe brindar “el servicio de agua potable a la población de la provincia del Neuquén, por lo que, en principio, y en atención al estado en que se encuentra la causa, aparece como responsable de garantizar el derecho humano al agua potable o salubre”.

“El hecho que la zona denominada Puesto Guzmán no sea un área servida por el organismo apelante, y la lejanía de la red más cercana al lugar tampoco son cuestiones que justifiquen eximir del cumplimiento de la medida cautelar dispuesta en estas actuaciones”, indicó el fallo.

En efecto, los magistrados consideraron que el ente “tiene la obligación legal de cumplir con el suministro de agua potable a los pobladores, y el hecho que no haya realizado ninguna obra tendiente a llevar el servicio a su cargo a dicho lugar no la exime de cumplir con su deber aunque sea del modo en que ha sido dispuesto el juez de grado con camiones cisternas que llevan el agua a la población del lugar”.

Por último, el tribunal excluyó a la provincia del Neuquén de la condena al cumplimiento de la medida cautelar, por entender que “al solo efecto de la medida cautelar su inclusión en la orden de provisión de agua potable resulta innecesaria”.

Fuente: Diario Judicial - Fallo completo

Conforme las normas vigentes se hace saber que las sentencias que se replican en este blog son de carácter público y sólo el órgano jurisdiccional del que emana la decisión impondrá limitaciones a su publicación por razones de decoro o en resguardo de la intimidad de la parte o de terceros que lo hayan solicitado de manera expresa.