martes, 18 de julio de 2017

Recorrida: poco control y venta de remedios sin receta en farmacias porteñas

Casi sin reparos, se pudo comprar todos los medicamentos como si fueran de venta libre.

Recorrida: poco control y venta de remedios sin receta en farmacias porteñasEl 40% de los argentinos no va al médico si se enferma. El dato lo entrega a Clarín la Asociación Argentina de Farmacéuticos de Hospital (AAFH), desde donde agregan que la mitad se automedica y que solo 5 de cada 10 van al médico con regularidad o por control.

En esa tendencia hacia la automedicación en Argentina, la encuesta de la consultora D’Alessio Irol detalla que si bien el 76% de los consultados afirma saber cuáles medicamentos son de venta libre y cuáles sólo deben expenderse bajo receta, el criterio no es correcto. El error es creer que las drogas relacionadas con la dolencias habituales -como dolores musculares, gripe, tos y fiebre- no necesitan orden médica.

Más allá del imaginario colectivo, en un recorrido por farmacias de la ciudad de Buenos Aires, Clarín constató que esos mismos medicamentos que señalan se pueden comprar de forma particular y sin ningún problema pese a no tener la orden médica.

Entre los medicamentos que se prestan a “confusión”, el 67% mencionó el Sertal Compuesto (propinox y clonixinato de lisina); el 67% compró sin orden el Ibuprofeno 600 -cuando sólo el de 400 mg es de venta libre-; el 55 % el Qura Plus y Refrianex -los antigripales más populares y que hasta se venden por blisters- y el 35% admitió haber comprado Paracetamol forte (paracetamol y diclofenac potásico) sin que lo requiera un médico.

Clarín pudo conseguir sin receta todos esos medicamentos. Sólo en dos casos se escuchó detrás del mostrador el “te lo puedo vender igual, pero es con receta” antes de concretar la compra: con el antibiótico Amoxidal Duo (amoxicilina) y el Ciriax, el más utilizado para las infecciones urinarias (ciprofloxacina).

Lo más comprado sin su receta obligatorio son los antibióticos, seguido por los antigripales compuestos y los relajantes musculares (se destacan el Blokium y el Dioxaflex). La encuesta, sobre 400 casos, también afirma que 1 de cada 10 argentinos se autoprescribe medicación para el nerviosismo y la falta de sueño. Consultados sobre qué criterio utilizan para comprar un medicamento, los encuestados dijeron en primer lugar que usan como referencia “indicaciones de alguna consulta médica anterior” y luego, “el consejo del farmacéutico”.

“El ansiolítico Rivotril (clonazepam) -también el Valium y Alplax- está entre los 10 medicamentos más vendidos en Argentina. No se vende sin receta pero que esté en el ránking indica que en el país debe haber más supervisión del Estado en la venta de drogas en general. No puede quedar todo en la buena voluntad”, dice desde la AAFH Marcela Rousseau, especialista en farmacia hospitalaria y farmacéutica del hospital de Pediatría Juan Garrahan.

Y los números del relevamiento la acompañan: sólo el 36% dijo que alguna vez le negaron un medicamento por no tener la receta, mientras que el 64% pudo comprarlo sin la orden del médico.

Al no ser obligatorio que se archive la receta, en la práctica no siempre se respetan las reglamentaciones.

“Hay muchas farmacias en el país que son muy mercantilistas y hacen que la automedicación haga más resistente a las bacterias o enmascaren cuadros de enfermedades. En Estados Unidos o Canadá, el gobierno premia a las que cumplen. Y acá también son muchas las que trabajan bien. En el G-20 fue prioritaria la prevención de la resistencia a las bacterias. Algunas antes sólo estaban en los hospitales y ahora están en la comunidad”, agrega Rousseau.

Fuente: Clarín

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Los comentarios con contenido inapropiado no serán publicados. Si lo que Usted quiere es realizar una consulta, le pedimos por favor lo haga a través del link de Contacto que aparece en este blog. Muchas gracias